Cabeza de peluquería, pídesela a los Reyes Magos

Cabeza de peluquería

¿Aún tienes algún regalo pendiente para pedir a los Reyes Magos? Pues aquí tienes una estupenda idea: una Cabeza de Peluquería.

Con ella podrás practicar todas las trenzas básicas para luego confeccionar todos los peinados con trenzas que tú quieras.

Siempre estará dispuesta, no se quejará de los tirones… ¡¡¡No me digas que no es buena idea!!!

Incluso podrás prestársela a tu niña para que ella también practique y compartan esta maravillosa pasión.

Pero te doy un consejo, no le dejes unas tijeras, ni pinturas a mano por que te puede pasar esto… (terrorífico).

Cabeza de peluquería

Teniendo esto presente, te aseguro que es una estupenda idea.

Ella verá como peinas a la maniquí y querrá hacer lo mismo, incluso pueden peinarla las dos a la vez, tú y tu niña, puede ser muy divertido. Es una buena manera de hacerle partícipe de los peinados y que esté mucho más dispuesta cuando quieras hacerle alguno: “¿qué te parece si tú la peina a ella y yo te peino a tí?”

O también puedes hacer como hago yo: practicar con la muñeca por la noche cuando tu niña ya está dormida. Estarás más tranquila y te surgirán más ideas. Entonces, el peinado que hayas decido hacerle lo dejas en la maniquí y por la mañana se lo muestras. De esta forma si le gusta estará muy dispuesta a que se lo hagas.

Si ya estás decidida a pedírsela a los Reyes Magos…

Qué cabeza de peluquería elegir

Hay muchos modelos de maniquí: de pelo natural, pelo sintético, una mezcla de los dos, y también de diferentes longitudes de cabello.

Yo te recomiendo que para empezar sea de pelo sintético, ya que son más baratas o mezcla de pelo natural y sintético y un la longitud del cabello de unos 35-40 cm.

Dónde conseguirla

Se puede conseguir por internet o en tiendas especializadas en productos de peluquería y estética.

En el primer caso te puede tardar en llegar un mes más o menos y en el segundo caso la única pega es que tienes que buscar tiendas que vendan tanto a mayoristas como a minoristas.

Un claro ejemplo de que las niñas terminan participando en lo que tú haces es ésta: un día de esta semana que yo había salido ha realizar unas gestiones y dejé a las niñas en casa con su papi… ¡me encontré con esta sorpresa! Mi hija mayor había grabado un vídeo peinando a la maniquí.

Me resultó muy simpático y quiero compartirlo contigo.

Espero que sigas este consejo y que me cuentes como te va. Tus comentarios son muy importantes para mí, me encanta ayudarte a conseguir hacer esos peinados que te ilusionan.

Y hasta aquí mi aportación semanal.

Si te ha gustado el consejo y no quieres perderte ninguna publicación, suscríbete a la lista de correos.

Mientras puedes consultar los tutoriales para hacer peinados con trenzas y más trucos y consejos como éste.

¿Nos vemos la próxima semana? Espero que sí.

En un ¡Ay! estoy aquí, que siete días no son nada y más cuando hay niños por medio.

Un besito ¡Ciao!